viernes, 11 de mayo de 2012

Hildegarda de Bingen

Hildegarda de Bingen

Santa Hildegarda, mística, visionaria, profetisa, médica, exorcista, música, virgen y monja benedictina germánica, fundadora y abadesa del monasterio de San Ruperto, había nacido en Böckelheim, cerca de Maguncia, Franconia del Oeste, Sacro Imperio Romano Germánico hacia el año 1098, siendo sus padres el noble Hildebert von Bermersheim y Mechtild.

Fue criada a orillas del Nahe y el 1° de noviembre de 1106 ingresa en la ermita junto al convento de San Disibodo, Disibodenberg, bajo la orientación de la reclusa, parienta y condesa Jutta de Spondheim  (+1136). De esta ermita-convento más tarde fue abadesa en 1136, y la dejó en 1147 para fundar San Ruperto; posteriormente fundará una nueva casa en Eibingen. La fundación de conventos femeninos autónomos de la incardinación masculina tendrá en Santa Hildegarda su pionera y paladín, y posibilitará en el siglo XIII la consolidación del movimiento denominado de las beguinas (mulieres sanctae), mujeres consagradas, no aristócratas, sin votos solemnes, que viven en comunidad y no desean depender de los conventos masculinos, ni pertenecer a ninguna orden; su primer paso era la vida comunitaria de las ermitañas, y con la evolución social y eclesial darán lugar a las congregaciones religiosas de vida activa.


Falleció Santa Hildegarda el 17 de septiembre de 1179, a los 82 años, en su convento de Rupertsberg, Bingen, Sacro Imperio Romano Germánico (hoy Renania-Palatinado, Alemania).

En su formación en San Disibodo, además de otros valores de una educación de alta calidad social y cristiana, según la Regla de San Benito, aprendió con los salmos a leer y escribir en un clásico latín, lo que le permitirá la redacción de toda su literatura y mantener un copioso intercambio epistolar con las mayores dignidades religiosas, pontificias e imperiales de su época.

En una exclusiva época varonil, y de estructura patriarcal, fue una de las mayores figuras femenina de la Edad Media. Fue una inusitada mezcla de administradora y visionaria, pietista y radical, poetisa y científica, profeta y dramaturga, enciclopedista y reformadora, médica y santa; aunque nunca fue administrativamente canonizada, figura en el “Martyrologium Romanum” realizado por el Cardenal e historiador italiano Cesare Baronio (1538-1607) y aprobado en 1584 por el Papa Gregorio XIII (1502.1585); la Iglesia la honra el 17 de septiembre.
(Fuente)



Música sacra medieval de Hildegarda de Bingen

"El amor vive en todo, desde lo más profundo a las más altas estrellas"

La Reverdie - Symphonia virginum - O dulcissime amator  de Hildegard von Bingen



Enlázate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...