domingo, 24 de marzo de 2013

Por qué soy cristiano

 http://periodismohumano.com/files/2010/06/marina-1.jpg
Un ejemplo de un pensador conocido e influyente en nuestra cultura española contemporánea que considera las apariciones como experiencias subjetivas de los discípulos parecidas a otras experiencias de algunos místicos, y por tanto no clasificables como hechos históricos, es José Antonio Marina. Hace algunos años – en el 2005 - escribió un libro interesante con el título Por qué soy cristiano, en el que propone una visión bastante personal del cristianismo. Uno de los ejes de su propuesta es lo que afirma de las apariciones. Dice lo siguiente:

Hace muchos años, me impresionó leer las voluminosas obras de un fraile dominico holandés, Edward Schillebeecks, porque centraba con claridad el problema. Si su maestro había fracasado, ¿por qué volvieron a reunirse los discípulos? La respuesta que da es: “Porque tuvieron una profundísima experiencia que les hizo sentirse salvados, perdonados, experiencia que relacionaron con la figura del ajusticiado”. Este texto me hizo comprender que el cristianismo entero no tenía su fundamento vital en los hechos históricos, sino en la experiencia de unos hombres, que la contaron a su manera... No sé en qué pudo consistir esa experiencia, pero la contaron como si hubieran tenido la certeza de que Jesús permanecía vivo y actuante en ellos... Por eso, la fe en Jesús es –desde el punto de vista psicológico –fe en la experiencia contada por los discípulos.
           
(José Antonio Marina, Por qué soy cristiano, Anagrama, 2005; pp. 39-40)
 Por tanto, para Marina y para otros muchos el ‘fundamento vital’ del cristianismo no son hechos históricos sino experiencias subjetivas que después cada uno contó a su manera. Sin embargo, si consideramos atentamente los textos vemos que esto no es así. Se describe una experiencia sí peculiar, pero muy real y objetiva. En el evangelio de hoy, por ejemplo, se insiste en que no se trata de un fantasma, Jesús quiere que le toquen, come con ellos. Estas experiencias eran tan evidentes, tan indiscutibles, tan diríamos hoy auto-validantes, que llevaron a un cambio radical en los discípulos, haciéndoles testigos valientes de lo que vieron, hasta dar la vida por ello.
(Fuente)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...