miércoles, 29 de agosto de 2012

Vivo sin vivir en mí...

5 siglos
Siglo XXI: "...y muero cada hora que se escapa sin saber de ti"
Siglo XVI: "...y así, es continuo morir hasta que viva contigo"

¡No pasa el tiempo cuando las palabras expresan la verdad de lo que sentimos y somos!

 
Esta expresión puede ser una  forma, muy humana, de hablar del amor que nos llega, nos inunda, nos cala, nos transforma, el que saca lo mejor de nosotros mismos, el que nos hace vivir despiertos y aspirar a una comunicación íntima, serena, transparente con la persona amada...  



"vivo sin vivir en mí", solo te espero a ti


Día Cero 
 El cielo se partió en Berlín
El tiro más preciso de mi vida fue a escogerte a ti
La vela se apagó, qué tonta discusión
Mirando las hojas caer
cosiendo el tiempo a lágrimas en el mantel me derrumbé
crujió mi corazón
nunca tuve razón

Y vivo sin vivir en mí
y muero cada hora que se escapa sin saber de ti
lo siento tanto tanto amor
me duele el corazón
El día cero se acabó y sigo sin tu absolución
esta madrugada llueve en la ventana de mi habitación

Los girasoles de papel
mirando hacia otro lado del pequeño cuarto donde ayer
hicimos el amor, le da la espalda al sol

Y vivo sin vivir en mí
y muero cada hora que se escapa sin saber de ti
lo siento tanto tanto amor
me duele el corazón
El día cero se acabó y sigo sin tu absolución
esta madrugada llueve en la ventana de mi habitación

Veo las sombras de algunas palabras
Me miran, se ríen, me culpan, señalan
me arañan con rabia al volar
no volverá a pasar

Y vivo sin vivir en mí
y muero cada hora que se escapa sin saber de ti
lo siento tanto tanto amor
me duele el corazón
El día cero se acabó y yo sigo sin tu absolución
esta madrugada llueve en la ventana de mi habitación
esta madrugada llueve en la ventana de mi corazón




Vivo sin vivir en mí
y de tal manera espero,
que muero porque no muero.

En mí yo no vivo ya,
y sin Dios vivir no puedo;
pues sin él y sin mí quedo,
este vivir ¿qué será?
Mil muertes se me hará,
pues mi misma vida espero,
muriendo porque no muero.

Esta vida que yo vivo
es privación de vivir;
y así, es continuo morir
hasta que viva contigo.
Oye, mi Dios, lo que digo:
que esta vida no la quiero,
que muero porque no muero.

Estando ausente de ti
¿qué vida puedo tener,
sino muerte padecer
la mayor que nunca vi?
Lástima tengo de mí,
pues de suerte persevero,
que muero, porque no muero.

El pez que del agua sale
aun de alivio no carece,
que en la muerte que padece
al fin la muerte le vale.
¿Qué muerte habrá que se iguale
a mi vivir lastimero,
pues si más vivo más muero?

Cuando me pienso aliviar
de verte en el Sacramento,
háceme más sentimiento
el no te poder gozar;
todo es para más penar
por no verte como quiero,
y muero porque no muero.

Y si me gozo, Señor,
con esperanza de verte,
en ver que puedo perderte
se me dobla mi dolor;
viviendo en tanto pavor
y esperando como espero,
muérome porque no muero.

¡Sácame de aquesta muerte
mi Dios, y dame la vida;
no me tengas impedida
en este lazo tan fuerte;
mira que peno por verte,
y mi mal es tan entero,
que muero porque no muero.

Lloraré mi muerte ya
y lamentaré mi vida,
en tanto que detenida
por mis pecados está.
¡Oh mi Dios!, ¿cuándo será
cuando yo diga de vero:
vivo ya porque no muero?

   





y


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...