lunes, 22 de abril de 2013

Caso Flew

http://2.bp.blogspot.com/_bxGvlnBmeJE/R0aN1LatoqI/AAAAAAAAAlc/XwqHyzLYU2s/s400/Anthony%2BFlew.jpg
La ciencia provocó la conversión del ateo más famoso del mundo

El filósofo inglés Antony Flew pasó del ateísmo al deísmo por las implicaciones filosóficas de los descubrimientos científicos de su época

El llamado “Caso Flew” se hizo público en 2004, cuando el filósofo inglés Antony Flew, gran defensor del ateísmo, anunció su conversión al deísmo en una entrevista realizada por Gary Habermas para “Philosophia Christi”. Según Flew, este cambio en su pensamiento comenzó a producirse a raíz de las implicaciones filosóficas que tenían algunos de los aspectos de la naturaleza que iba desvelando la ciencia. El anuncio de Flew tuvo una gran repercusión tanto en los círculos cristianos como en los escépticos, dando lugar a un gran debate que, tras la publicación de “There is a God” se tornó especialmente agrio.  




El ocho de abril de 2010 fallecía en Reading Antony Garrad Newton Flew. En España, sólo la Vanguardia se hizo eco de la noticia en un breve artículo. Muy distinta fue la cobertura mediática que tuvo en el Reino Unido y en los Estados Unidos, donde los principales diarios hicieron referencia a la muerte de Flew.

Algo parecido había ocurrido en el año 2007 cuando Flew publicó con Roy Abraham Varghese la obra There is a God. How the world’s most notorius atheist changed his mind [1] . Mientras que en España la noticia sólo se comentó en las páginas de Internet dedicadas a información religiosa, en Estados Unidos y en Inglaterra muchos grandes diarios dedicaron extensos artículos a comentar el libro.

El llamado Caso Flew había salido a escena el año 2004, a raíz de la entrevista que le realizó el filósofo cristiano Gary Habermas, publicada en la revista Philosophia Christi, en la que Flew anunciaba su conversión del ateísmo al deísmo. Según explicaba, este cambio en su pensamiento comenzó a producirse a raíz de las implicaciones filosóficas que tenían algunos de los aspectos de la naturaleza que iba desvelando la ciencia. El anuncio de Flew tuvo una gran repercusión tanto en los círculos cristianos como en los escépticos, dando lugar a un gran debate que, tras la publicación de There is a God, se tornó especialmente agrio.

En el año 2012 apareció la traducción en español de la última obra de Flew con el título de Dios Existe [2] . No es extraño que obras como El espejismo de Dios de R. Dawkins, Dios no es bueno de Ch. Hitchens o El fin de la Fe de S. Harris, que hacen una apuesta contundente a favor del ateísmo sean rápidamente traducidas y publicadas por las grandes editoriales españolas, sin embargo, salvo raras excepciones, las obras de los autores que muestran una perspectiva más afín al teísmo suelen tener bastante más dificultad para encontrar su hueco en el mundo editorial.

El esfuerzo de ciertas editoriales [3] no logra romper el muro de silencio que se cierne en nuestro país sobre el pensamiento teísta contemporáneo. El resultado (es) previsible, señala Soler Gil: en las librerías lo suficientemente grandes para acoger un estante de libros de filosofía, el tema de la existencia de Dios solo se presenta desde el punto de vista ateo… De este modo, se genera la falsa impresión de que el debate reflexivo sobre Dios ya está cerrado, y de que lo único que subsiste es una oscura inercia irracional frente a la claridad racional del ateísmo [4] .

Como bien señala Soler Gil, la impresión de que el debate sobre Dios está concluido es totalmente falsa. De hecho cada vez s son más numerosos los areópagos donde se plantea el debate entre ciencia-religión, o filosofía - religión. De todos modos es evidente que cualquier estudiante, profesor o lector culto, debe de forjarse una imagen del mundo clausurado o abierto a lo divino en la que no se vea privado de ninguna de las fuentes que le permitan una reflexión independiente sobre el tema. Este es el interés de la obra de Flew y, como no, el del presente trabajo.

En las páginas que siguen se presentará la figura de Antony Flew, comenzando por una biografía a la que seguirá un estudio sobre la importancia de Flew en el marco del pensamiento filosófico ateo. Posteriormente se tratará sobre el debate ocasionado por el anuncio de su conversión al deísmo y la publicación de Dios Existe, lo que se suele denominar el Caso Flew.

El objetivo principal será el de mostrar en qué consistió realmente la conversión de Flew y cómo este cambio hundía sus raíces en la fidelidad a la exhortación socrática que le sirvió de lema en el desarrollo de su vida intelectual: seguir la argumentación hasta donde quisiera que le llevase. En un apartado ulterior presentaré la edición española de la última obra de Flew y finalizaré, a modo de conclusión, con una serie de consideraciones filosóficas tanto del debate suscitado por la conversión de Flew como sobre los aspectos que hay que tener presente para la comprensión correcta de la obra.

Algunos miembros relevantes de los círculos escépticos aconsejaron, por una serie de motivos que se pondrán de relieve a lo largo del artículo, que esta obra no merecía la pena leerla [6] . Yo pienso de otro modo y para ello me basta citar al propio Flew quien señala en la Introducción a Dios Existe: Se me ha convencido ahora de que presente aquí lo que puede bien ser llamado mi testamento intelectual. El cual, como indica el título, puede resumirse en que […] ¡ahora creo en Dios! [...] Dejo a mis lectores la tarea de decidir si les parecen convincentes mis razones para cambiar de opinión sobre la cuestión . Estoy totalmente de acuerdo con Flew, entiendo que los lectores son lo suficientemente adultos para sacar sus propias conclusiones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...